Cristina García, una vida sobre ruedas entre Cáceres y Madrid

Cristina García, líder Women In Bike, nos cuenta cómo llegó la bicicleta a su vida y todo lo que esta le aporta en la actualidad.

Cristina-Garcia-una-vida-sobre-ruedas-entre-Caceres-y-Madrid

Cuando tenía tres años, le quitaba el triciclo a mi hermano para rodar por la dehesa de mi pueblo, Santa Marta de Magasca (Cáceres); en ese momento, mis padres vieron que me gustaba eso de darle a los pedales, así que me regalaron una bicicleta para aprender. 

Recuerdo levemente el reto que me suponía girar con ella en la zona del garaje mientras mi padre se entretenía con sus herramientas. Me costaba salir con ella porque no tenía con quien, así que la dejé aparcada. Sin embargo, nunca dejé que las ganas se me quitaran. Recuerdo esas tardes de verano con mi hermano viendo el Tour, La Vuelta, el Giro, e imaginándome subiendo puertos. Pero seguía sin tener ese empujón que me hiciera poner en práctica mi afición por el ciclismo. Así que empecé con otros deportes: correr, patinar… hasta que me tuve que ir de mi ciudad natal, Cáceres, y me vine a la capital.

Cuando vine a Madrid por cuestiones de trabajo, salía a correr para conocer zonas de mi barrio, y entonces descubrí la casa de campo, un lugar muy habitual en Madrid para realizar cualquier tipo de ciclismo. Al ver tanta gente practicándolo, me imaginé subida en la bici y al llegar a casa lo tuve claro: quería volver a montar en bicicleta. 

Durante mucho tiempo disfruté del ciclismo en soledad, fue duro, porque aún no tenía soltura, pero fui cogiendo confianza y me encantaba perderme por caminos, pinares, bosques… era como volver a conectar con mi yo interior y esto me daba fuerzas para afrontar la semana. Me sentía fuerte, por fuera y por dentro.

Pero, para mejorar, me di cuenta que necesitaba compartir mis vivencias con otros, y entonces mi compañera de trabajo y amiga Graciela y yo empezamos a salir juntas. Fueron múltiples aventuras por todo Madrid que cada vez se nos hacían más divertidas. Éramos dos aventureras con ganas de descubrir rincones nuevos.

Como cogí forma, mi marido y y yo comenzamos a salir juntos más a menudo: desde siempre nos ha gustado hacer y ver ciclismo juntos. Como anécdota, recuerdo que fuimos a la feria de la bicicleta en Ifema para ver al medallista de bronce en los JJOO de Río en Mountain Bike, Carlos Coloma y por suerte me tocó en un sorteo un portabicis. Desde entonces, nuestras bicis nos han acompañado en múltiples viajes y me ha facilitado volver a mi tierra extremeña para disfrutarla al fin en bici.

Y tanto fue nuestro éxito haciendo mountain bike juntos que nos lanzamos a unas vacaciones por Asturias muy meditadas. Nuestro reto, ver a Contador retirarse del ciclismo en el Alto del Angliru. Y así fue, el día en el que Alberto Contador ganó su última etapa, mi marido y yo subimos el Angliru y  su mítica cuesta la Cueña Les Cabres, con su 24% de desnivel. Fue un momento que nunca olvidaremos.

Mi reto ahora mismo es aprender como líder en el proyecto Women In Bike, entrenar para el grupo que estoy formando de mujeres e ir mejorando poco a poco. Tengo en mente los 117k Madrid-Segovia como reto personal, una ruta por mi tierra que llevo años queriendo hacer junto con la familia de mi marido, 100 kilómetros en un día: Cáceres-Zarza de Granadilla, pueblo de mi suegra, e ir sumando. Además, ahora mismo voy a empezar colaboración con una cadena de tiendas de bicicletas en Madrid.

Como veréis, soy una chica normal, en busca de sensaciones encima de dos ruedas. Considero que el ciclismo me está enseñando valores muy importantes en mi vida. Aún me pongo nerviosa cuando me subo encima de la bici porque, aunque vuelva a hacer la misma ruta, el terreno siempre es diferente, el cuerpo no siempre está al cien por cien, el clima cambia, etc. Cada día que me subo a una bicicleta es un día ganado de experiencias, de aventuras, de superación y, en definitiva, de sumar momentos únicos en la vida. Por eso animo a todas las chicas a que se inicien a este mundo. Está claro que los comienzos siempre son difíciles, pero no saben la suerte que tienen de poder sumarse al programa Women In Bike y apoyarse en él para que en esos momentos se sientan acompañadas y podamos rodar juntas.

 

 

C/ Ferraz 16 - 5º Derecha
28008 | Madrid
Tel.: 915 40 08 41
info@rfec.com
press@rfec.com