Bicicleta y verano, excelente combinación

Os contamos unas pautas básicas para montar en bici en verano: mejores horas, modo de alimentación, modo de hidratación, protección solar, uso de cremas…

Bicicleta-y-verano-excelente-combinacion

Con el buen tiempo y la llegada del verano son muchas las personas que se animan a coger la bicicleta, disfrutando de esta cálida estación y sus ventajas. Se trata de la época del año en la que tanto el ciclista habitual como el eventual comparten este deporte que se disfruta al aire libre.

Son muchas las opciones que nos ofrece la bicicleta y muchas las formas de disfrutar de ella: desde un simple paseo en solitario, en familia, con amigos, ir a trabajar en bicicleta, cambiar el gimnasio por una ruta en bicicleta, realizar algún viaje, etc. Sea cual sea la práctica, lo que está claro es que montar en bicicleta resulta una actividad física saludable y la época invita a ella. Son muchos los beneficios de montar en bici en verano:

Es bueno para la salud. La práctica de ejercicio de manera regular mejora considerablemente la salud, reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, entre otros beneficios, y un plus de su práctica en verano es la gran absorción de vitamina D que nos aporta. Notarás como mejora tu estado de ánimo gracias al aumento de endorfinas (también llamadas hormonas de la felicidad), que generan esa sensación de bienestar.

Es económico para el bolsillo, no contamina y en muchas ocasiones supone ahorrar tiempo frente a otros transportes (esto último comprobado cuando las distancias son menores a diez kilómetros).

Montar en bicicleta es considerado uno de los deportes más completos y recomendado para todo tipo de personas.  Al no tener impacto directo, incluso las personas con problemas articulares pueden encontrar en este deporte un paraíso a sus dolencias.

Ahora bien, en esta época también se deben de seguir unas recomendaciones y consejos:

Ropa: utiliza ropa ligera y transpirable (evita la ropa de algodón), a poder ser específica para ciclista y de color claro para evitar que absorba el calor de esta estación. Usa un calzado acorde a la actividad y siempre lleva casco, ya que no sólo nos protege ante posibles caídas, sino que en verano protege del sol.

Hidratación: no debes olvidar hidratarte; bebe aun no teniendo sed. Debes de beber antes, durante y después. Cuando vas en bici, no olvides beber cada 15 minutos y antes de que aparezca la sed, llevando además siempre algo de comer.

Evita las horas centrales del día, donde la temperatura y los rayos del sol son más perjudiciales. Los rayos ultravioleta son especialmente dañinos en los meses de verano.

Usa protección solar, gafas y guantes.

Revisa la bicicleta, sobre todo si la has tenido un tiempo sin usar es necesario que revises que está en perfecto estado.

PATROCINADOR

C/ Ferraz 16 - 5º Derecha
28008 | Madrid
Tel.: 915 40 08 41
info@rfec.com
press@rfec.com