Profundizamos en el uso del GPS (II Parte)

Profundizamos-en-el-uso-del-GPS-II-Parte

 

El primer paso para usar un GPS es familiarizarte con él. En el anterior artículo os recomendábamos hacerlo siempre en zonas conocidas, cerca de tu casa, para minimizar riesgos innecesarios.

En internet tenéis tutoriales de todos los dispositivos que necesites. Consultar uno puede ser un buen primer paso. Hay dispositivos a los que es recomendable hacerles una serie de modificaciones para que se adapte al gusto del usuario, por lo que uno de los pasos iniciales que deberíamos abordar debería ser cambiar la configuración. Un buen ejemplo sería la retroiluminación: cada cuánto quieres que se apague la pantalla, si deseas que se grave la ruta o solo seguirla, las funciones que quieres tener en cada pantalla…

 

En los dispositivos de montaña más habituales vais a encontrar un apartado de inicio con los datos y pantallas que describimos a continuación.

MAPA: El mapa en ocasiones viene por defecto, mientras que otras debes cargarlo tú en el dispositivo para poder seguir la ruta. Si no tienes el mapa, te aparecerá la ruta como una línea a seguir, pero no verás ningún otro elemento más de los que suelen aparecer en un mapa. En la actualidad, existen multitud de mapas que podréis elegir en función de la zona por la que te vayas a mover y la definición del territorio que necesites. Es recomendable añadir una tarjeta de memoria SD de 8 o 16 Gb para almacenar en ella los mapas dejando la memoria interna disponible para almacenar las rutas y los Waypoints.

DESTINO: Aparece como una lupa en la pantalla y permite marcar un Waypoint, como por ejemplo dónde aparcas el coche, o unas coordenadas o punto de interés al que desees llegar.

TRACK MANAGER: Es la pantalla donde vas a ver los tracks que contiene tu dispositivo. Te dará la opción de guardarlo, ver los datos del mismo o verlo en el mapa.

MARCAR WAYPOINT: Podréis identificarlo mediante una banderita. Si durante la ruta quieres señalizar un punto determinado, geo-localizarlo, debes presionar en la pantalla y se guardará. Luego lo puedes rescatar en la pantalla Waypoint.

PROCESADOR DEL TRAYECTO: Esta pantalla te va a dar información relativa a la ruta como km recorridos, km que faltan, desnivel, hora, etc… según lo que hayas configurado en tu perfil. Es importante ponerla a cero antes de iniciar cada recorrido.

CONFIGURACIÓN: Es la pantalla donde podrás configurar todas las opciones del GPS para adaptarlo a tus gustos y necesidades.

PERFIL DE RUTA: Es la pantalla en la que podrá ver el perfil de la ruta, la parte del mismo que ya has recorrido y la que te queda por completar.

ANTES DE SALIR DE CASA

Debes descargar la ruta que vas a seguir en el GPS. Eso se debe hacer desde una plataforma de descarga de rutas, como la de la federación española, o tras haberla recibido por email, o por whatsapp. El archivo de la ruta no lo podrás ver en tu móvil si no tienes una aplicación específica para abrirlo.

 

Otras webs más conocidas para descargar rutas son Wikiloc, komoot u Open Runner. El archivo de la ruta, que estará normalmente en formato GPX, debes guardarlo en tu ordenador. Después, deberás conectar el cable de tu dispositivo GPS al ordenador y tendrás que cargar la ruta mediante un programa asociado al GPS o en alguna carpeta denominada new files, o files, GPX. En los dispositivos más modernos permiten transferir los archivos por wifi o Bluetooth.

Puede ser interesantes que antes de cargar la ruta en el GPS la revisaras en un mapa para tener más información del recorrido que vas a realizar. También existe la posibilidad de editarla y modificarla según por donde quieras ir, elegir pasar por algún punto determinado o ver el desnivel, los km que te esperan, si hay fuentes durante el recorrido, etc. Los editores de rutas más conocidos son Base Camp, Open Runner, Google Earth Pro.

Es muy interesante hacer este paso previo para no tener sustos, sobre todo si se trata de una ruta en el monte.

Vamos por pasos:

  1. Limpia el GPS de rutas anteriores.
  2. Carga en el dispositivo la ruta que ya has visualizado anteriormente en el mapa o en otras aplicaciones, haciéndote una idea de ella. Punto de salida y llegada, dónde se encuentran las mayores dificultades, puntos de agua, etc. Si hace falta, puedes configurar tu dispositivo para que te avise de ellos.
  3. Comprueba en el GPS que efectivamente se ha cargado la ruta.
  4. Lleva pilas o batería de repuesto para la ruta.

ANTES DE LA RUTA:

Ya tienes la ruta cargada en tu dispositivo y ahora vas a seguirla o navegarla. Estos son los pasos previos que hay que tener en cuenta:

 

  1. Limpia del GPS la última ruta marcada. Por defecto algunos fabricantes hacen que se mantenga en el mapa y te puede despistar.
  2. Restablece datos. En la pantalla de configuración hay un apartado que pone el contador a cero. Así sabrás cuantos km llevas, cuantos te faltan, desnivel por realizar, etc.
  3. En la pantalla de Track manager busca el recorrido que quieres hacer, y carga el track para visualizarlo en el mapa.
  4. Asignarle un color que puedas reconocerlo fácilmente.
  5. En ese espacio de tiempo ya habrá adquirido los satélites, y le podrás dar ya a grabar.
  6. Te recomiendo que marques tu punto de inicio con un Waypoint. En caso de emergencia, niebla, tormenta, etc, siempre podrás indicarle al GPS que te lleve hasta el inicio.

GRABAR LA RUTA, SEGUIR LA RUTA O NAVEGAR EL TRACK:

Ya vimos en la entrada anterior que hay varias opciones de usar el GPS:

GRABAR LA RUTA: Con esta opción puedes evitarte todos los pasos anteriores. Simplemente coges tu bici y haces la ruta de siempre, te la conoces al dedillo, y usas el GPS para grabar el entrenamiento.

SEGUIR LA RUTA: Esa ruta que has estudiado en casa sobre el mapa, simplemente la puedes poner para que se vea en el mapa de tu dispositivo y seguirla. Aquí tú serás la que se vaya fijando en la ruta, la que tome las decisiones. Debes hacerlo con cuidado, ya que mirar el mapa y el terreno a la vez puede ser peligroso. También la puedes grabar y analizarla cuando llegues a casa. Es la forma más habitual de usar el GPS.

NAVEGAR LA RUTA: En la pantalla de lupa, carga el track que has preparado y te va a ir guiando con avisos en los cruces, cuando llegues a los waypoint, etc. Aquí la gran diferencia es que no debes estar pendiente de la pantalla, ya que puedes configurar que te avise con sonido con el fin de que solo tengas que mirar para lo imprescindible, minimizando el riesgo de despistes y caídas. Esta es la forma más cómoda de usarlo y te va a permitir disfrutar de lo verdaderamente importante: la ruta, el paisaje…

TRAS LA RUTA:

1. Parar el dispositivo. Te preguntará si deseas guardar el recorrido.

2. Si es necesario deshabilitamos la opción grabar, para que no grabe nada más que lo que deseamos. Algunos dispositivos te pueden grabar incluso una vez apagado.

3. Descargar el track en el ordenador con su cable. 

4. Subirlo a redes sociales si quieres compartir la ruta con más gente, pudiendo comentar todo lo que desees sobre ella, y así dar información relevante para que otras personas puedan seguirla. Cuanta más información des, mejor.

5. Si tu dispositivo lo usas como herramienta de entrenamiento también puedes descargar toda la información y revisar paso a paso en tu pantalla. De ahí podrás sacar valores de referencia para preparar un nuevo entrenamiento, tu estado de forma actual, etc.

Con estas nociones ya tienes las herramientas suficientes para iniciarte con tu GPS. Recuerda salir al principio por zonas conocidas y así poder orientarte con facilidad, y saber en todo momento dónde estás.

 

PATROCINADOR

C/ Ferraz 16 - 5º Derecha
28008 | Madrid
Tel.: 915 40 08 41
info@rfec.com
press@rfec.com