El ciclismo, uno de los deportes menos lesivos

El ciclismo, dadas sus características, es uno de los deportes menos lesivos que podemos encontrar. En este artículo desgranamos por qué y repasamos algunas de las lesiones más habituales y cómo prevenirlas.

El-ciclismo-uno-de-los-deportes-menos-lesivos

El ciclismo, dadas sus características, resulta uno de los deportes menos lesivos que podemos practicar. No obstante, como en cualquier otra práctica deportiva, en el ciclismo influyen varios aspectos que serán muy relevantes a la hora de sufrir una lesión: la posición estática sobre la bicicleta, el gesto de pedaleo repetitivo, los factores externos y el entorno (vehículos, piedras, terrenos técnicos, el buen funcionamiento de la bicicleta…), el tipo de modalidad de ciclismo… Todo esto hace que el ciclismo sea un deporte en el que podemos sufrir lesiones, aunque la mayoría de estas se pueden prevenir, como veremos posteriormente.

En el ciclismo no existe un impacto directo contra el suelo (por lo que es menos probable desarrollar una lesión articular), ni un contacto con otros deportistas (salvo en grandes pelotones profesionales), aunque esto no exime de que se puedan desarrollar otro tipo de patologías. Dejando a un lado las lesiones que se pueden producir por traumatismos (caídas, atropellos…), cabe destacar:

- Golpes de calor, quemaduras y calambres: en los días de más calor del verano, si se realizan entrenamientos a altas intensidades, con temperaturas muy elevadas y sin una correcta hidratación y alimentación.

- Neuropatías de los nervios mediano y cubital: por un mal apoyo en el manillar.

- Dolor de rodilla: los más comunes son el síndrome de dolor patelofemoral y el síndrome de la cintilla iliotibial, que pueden estar provocados por un volumen muy grande de entrenamiento, por esfuerzos a altas intensidades, por malas posturas sobre la bicicleta…

- Tendinopatías: las más frecuentes son la tendinopatía rotuliana y la tendinopatía de Aquiles, aunque puede haber otras.

- Metatarsalgia y neuroma de Morton: por una zapatilla demasiado apretada o incorrecta para la forma de nuestro pie, por una mala colocación de las calas…

- Cervicalgia, dorsalgia y lumbalgia: pueden producirse por una postura incorrecta mantenida en el tiempo y por una debilidad de la musculatura de la zona.

- Problemas de suelo pélvico: dolor, pérdida de sensibilidad, neuropatías, disfunciones, lesiones cutáneas...

¿CÓMO PREVENIR ESTAS LESIONES?

La realización de una biomecánica es fundamental para la práctica del ciclismo y para tratar de reducir todo lo posible la aparición de lesiones. La gran mayoría de las lesiones propuestas anteriormente, se pueden prevenir realizando una buena biomecánica (eligiendo bien la talla de la bicicleta, el tipo de sillín, manillar, pedales, la colocación postural, etc…).

Escoger el equipamiento adecuado para la práctica deportiva es esencial. Se debe invertir en un casco homologado y con buena ventilación, unas zapatillas cómodas que se adapten a nuestro pie y ropa ciclista de buena calidad (prestando especial atención al culote y su badana).

Una correcta programación de los entrenamientos también es imprescindible. Nuestro cuerpo, al igual que necesita entrenar, también necesita descansar, y una correcta programación de las cargas y los descansos es muy importante.

Otro aspecto principal es el fortalecimiento de la musculatura implicada en el ciclismo, para evitar desequilibrios y posibles lesiones. Se debe prestar especial atención a la musculatura del core.

También es importante desarrollar y mantener una buena flexibilidad

En verano, debemos evitar salir en las horas más calurosas, aplicar un buen protector solar y realizar una correcta hidratación y alimentación. También será primordial realizar un buen calentamiento previo a la práctica deportiva, así como una adecuada vuelta a la calma al terminar el entrenamiento.

En cualquier caso, podemos afirmar que, a pesar de que se pueden producir lesiones, el ciclismo es uno de los deportes menos lesivos y en el que, de forma preventiva, mejor podemos prepararnos ante estas.

Autora: Lucía Rojas, fisioterapeuta.

PATROCINADOR

C/ Ferraz 16 - 5º Derecha
28008 | Madrid
Tel.: 915 40 08 41
info@rfec.com
press@rfec.com