Bebidas carbonatadas y ciclismo, ¿mejor bebidas light o “zero?

En este artículo analizamos la conveniencia o no de consumir bebidas carbonatadas y el efecto de las bebidas 'light' o 'zero' en nuestro cuerpo.

Bebidas-carbonatadas-y-ciclismo-mejor-bebidas-light-o-a��zero

La bebida está siempre presente en nuestras vidas. Si quieres mejorar tu alimentación o piensas que su consumo no tiene por qué repercutir en tu rendimiento deportivo no te pases a la bebida light. No te dejes engañar, una bebida de cola o similar light o “zero" no es inocua, tiene su efecto en el metabolismo.

Los edulcorantes y su efecto “engañacerebros”

Para edulcorar una bebida carbonatada se utilizan compuestos químicos como el ciclamato sódico, el aspartamo, aminoácidos como la fenilalanina, polialcoholes, etc. Algunos de ellos con un poder edulcorante diez mil veces mayor que la sacarosa (conocido como azúcar común.) La respuesta que dará tu cerebro ante esa bebida dulce en boca es: “¡Viene azúcar, necesito insulina (hormona barredora de azúcar)!. Y ahí va la insulina dispuesta a captar a esos supuestos azúcares y a llevarlos de la manita a las células donde serán utilizados como combustible; sin embargo su sorpresa es que cuando llega la bebida al tracto digestivo y no hay ni rastro azúcar. En la sangre solo está el azúcar que de por sí había antes de la ingesta. La insulina por tanto actuará frente al azúcar ya presente, lo que puede provocar una disminución de los niveles de azúcar en la sangre. Nos encontramos frente a una posible hipoglucemia, situación que se resuelve activando la liberación del almacén de glucosa del músculo y del hígado, el glucógeno. Si entrenas diariamente, algunos días en semana, o eres ciclista de fin de semana, no recurras a bebidas de este tipo para tu hidratación o tu ocio, puede que estés comprometiendo tus niveles de glucógeno, esa reserva energética que puede que necesites en mitad de la ruta el día que decidas salir a pedalear.

Los edulcorantes y su efecto digestivo

Los edulcorantes más utilizados suelen ser los polialcoholes. No son otra cosa que largas cadenas de azúcares acabadas en una función alcohol químicamente hablando. El maltitol, xilitol, y toda palabra rara que acabe en –ol, en el metabolismo acaba convirtiéndose en glucosa, una vez se ha metabolizado la función alcohol.  A nivel intestinal, el metabolismo de estas moléculas producen un exceso en la liberación de líquido, dando lugar a un exceso de hidratación de las heces, alteraciones en la flora intestinal, gases y aumento de los movimientos intestinales. Incluso a veces se han utilizado como laxantes. Es por ello por lo que nunca recomiendo el consumo de bebidas carbonatadas light o zero el día de la salida en bici, evitaremos molestias digestivas y sustos intestinales, por llamarlos de alguna manera.

La hidratación en carrera.

Desde el punto de vista práctico, olvida el consumo habitual de bebidas industriales y mejora tu rendimiento deportivo usando la herramienta más simple de que disponemos: el agua.     

Está plenamente demostrado que una reposición de líquidos apropiada ayuda a mantener los niveles de hidratación y favorece la salud, la seguridad y el rendimiento físico óptimo de los los que realizáis actividad física con regularidad.

En carrera el agua consumida durante la actividad física puede aparecer en el plasma a los 10-20 minutos de haberse ingerido. Hay dos factores que influyen en el tiempo de llegada del agua ingerida a la sangre como el vaciamiento gástrico y la absorción intestinal.

El vaciamiento gástrico

La cantidad de agua que se absorbe directamente en el estómago es muy pequeña, ya que el sitio principal de absorción es el intestino delgado. Cuanto antes vaciemos el estómago tras la ingesta de agua mejor. Los factores que afectan la tasa de vaciamiento gástrico son:

-Temperatura de la bebida: los líquidos fríos se evacuan con mayor rapidez (a temperatura ideal se encuentra entre los 5-15ºC)

-El volumen de la bebida: los volúmenes más grandes se evacuan más rápido que los más pequeños (hasta un máximo de 600 ml). Mantener un alto volumen de líquidos en el estómago con ingestiones frecuentes durante la ruta asegura el vaciamiento gástrico.

-Densidad energética de la bebida: con mayor contenido energético pasan más lentamente del estómago al intestino.

La absorción intestinal.

El agua pura, sin minerales de ningún tipo, no es la bebida ideal para la rehidratación cuando se necesita recuperar líquido con rapidez y por completo, ya que se ha demostrado que produce un aumento de la frecuencia y cantidad de orín. Cuando al agua ingerida se le adicionaron electrolitos, minerales, la producción de orina se reduce. La capacidad máxima de absorción del intestino es de alrededor de 2l / hora. Hay bebidas isotónicas en el mercado con la cantidad de sales minerales y otros componentes ideales para la reposición de líquidos eliminados vía sudor y transpiración en carrera.

Así, se desaconseja por completo la inclusión en la bebida intraentreno de cafeína (o de productos que la lleven) y por supuesto de alcohol, en ambos casos por su demostrado efecto diurético, y en el caso de la cafeína, también por su efecto termogénico durante el reposo.

Todos los contenidos publicados en YOSOYCICLISTA están sujetos a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales la RFEC, o sus colaboradores son los titulares. Queda prohibida la transmisión, cesión alteración, explotación, reproducción, distribución o comunicación publica sobre dichos contenidos sin la previa autorización expresa de la RFEC o de los titulares correspondientes, con la salvedad de aquellas circunstancias que vengan determinadas por exigencias legales o contractuales.

C/ Ferraz 16 - 5º Derecha
28008 | Madrid
Tel.: 915 40 08 41
info@rfec.com
press@rfec.com