Todo sucede por algo, la historia ciclista de Marga Gea

Vinculada desde pequeña a la bici, la historia de esta alicantina gira ahora tras un cambio en su vida en torno al proyecto Women In Bike, del que es líder.

Todo-sucede-por-algo-la-historia-de-Marga-Gea

Me llamo Marga y soy de Orihuela, Alicante. Pertenezco al voluntariado de Women In bike desde hace poquito, pero ya me siento una más de esta gran familia.

Mi historia comienza como la de muchas otras: compartiendo una bici con mis dos hermanos, una BH que todavía recuerdo, aunque era muy pequeña, y que hacía las delicias de mis veranos en Torrevieja, cuando todo era campo y podíamos salir a montar totalmente despreocupados.

Mas tarde llegó mi bici propia y la disfruté durante muchos años. Con el paso del tiempo aquello se quedó en algún paseo veraniego y fui dejando de montar para dar paso a mis estudios y a mi pandilla. Nunca había tenido una gran afición y mi vida fue discurriendo por otros caminos. Por supuesto, aquella bici quedó en el olvido y aún anda por casa de uno de mis hermanos, como un recuerdo más de mi infancia y juventud.

Cuando conocí al que fue mi marido, empezó a entrar nuevamente en mi vida el ciclismo. Su grupo de amigos eran todos amantes de la bicicleta y yo los conocí cuando acababan de hacer el camino de Santiago en bici de carretera. Aquello me pareció precioso y muy loable.

Volvió a entrar una bici en mi vida, aunque sin mucha pasión, la verdad, salíamos a montar con nuestros hijos y poco más.

Hace unos 7 años me separé y fue entonces cuando empezó mi verdadera afición por el ciclismo de la mano de mi actual pareja. Él lleva el ciclismo en la piel desde siempre y supo transmitirme ese amor por este mundo tan especial.

Comencé a acompañarlo a las marchas cicloturistas; eran unos viajes preciosos, ambientes maravillosos de ciclistas viviendo el ciclismo por todos los poros de la piel. Me descubrió un mundo nuevo, un mundo de compañerismo, respeto, alegría y solidaridad.

Todos mis amigos actualmente aman este mundo y no hay día en que no piensen en salir a ciclar.

Cuando no estaba con ellos salía sola o con mi amiga Narci, la única del grupo que tenía bici. Primero muy poquitos kilómetros, pero haciendo cada día dos o tres más, para ponerme en forma. En estos momentos ya estaba impregnada de ciclismo y ya pasó a ser una parte fundamental en mi vida. Cuando una pareja comparte tantas cosas juntos hace mella y crea un vínculo cada vez más fuerte. Él me ha enseñado todo lo que sé de la bicicleta y hoy por hoy podría decir que nos da la vida; es nuestro mundo.

No todo fueron alegrías, por eso he titulado mi historia “Todo sucede por algo”.

Mi pareja me regaló una Trek preciosa. Empecé a ir al trabajo con ella y al cabo de un tiempo me la robaron. Me vine abajo, una sensación terrible, como cuando te despojan cruelmente de tu intimidad. Aquella Trek nunca la recuperé a pesar de mis esfuerzos, y cuando ya la di por perdida decidí que no podía hundirme y entonces compre mi bici actual, de carbono, preciosa, adaptada a mí por completo y ahora somos una unidad bici-mujer. Pensando en positivo, me dije “todo sucede por algo, me han tenido que robar mi bici para encontrar a mi compañera ideal”. ¡Adelante, Marga!

Mis amigos y mi pareja me acompañaban en las salidas, pero yo sentía que les estaba apartando un poco de su rutina de entrenamiento y empecé a salir sola, muy valiente al principio, pero poco a poco fue apoderándose de mí algo de miedo. Necesitaba encontrar un grupo de chicas para salir. Busqué grupos, pero todos estaban lejos de mi ciudad, así que con la ayuda de mis amigos emprendí la tarea de crear yo misma un grupo, y así fue.

Antes de nuestra primera salida me fui con los chicos a hacer el canal de castilla, con tan mala suerte que sufrí una caída y me fracturé el codo. Un año casi sin poder montar.

Por aquel entonces mi grupo ya estaba creado, yo no podía salir, pero participaba activamente llevando el Facebook, el diseño de chalecos…. Muy a mi pesar tuve algunos problemas y decidí dejar el grupo para que mi vida que en esos momentos era estable y feliz no se convirtiera en una lucha diaria. Con mucha pena y dolor volvía a salir sola. Con ayuda de mi navegador y un botón de SOS conectado con la policía por si me ocurría algo.

Pero, como todo sucede por algo, leyendo y aprendiendo sobre ciclismo en internet vi el anuncio de líderes de Women in bike y me dije, “¿por qué no?” alguien vendrá conmigo y quizás pueda ayudar a otras chicas que quieran disfrutar de la bici, y así fue como me decidí a escribir para participar en el voluntariado.

Algunas de las chicas de mi antiguo grupo vinieron conmigo a mis quedadas y a través de una de ellas conocí a Marisa. Le hablé del voluntariado y decidió unirse. Marisa es una chica llena de energía, con grandes ideas y mucha ilusión. Ella por su parte había buscado un nombre y un logotipo para un grupo ciclista, CicloFeme Orihuela, y desde ese momento CicloFeme pasamos a ser Marisa y yo. Me ayudó con mis quedadas y yo después con las suyas y ahora las dos somos líderes y nuestro grupo va creciendo poco a poco. Estamos muy ilusionadas y muy implicadas con este proyecto de mujeres ciclistas, así que …todo sucede por algo. Tuve que dejar mi propia creación para encontrar lo que ahora se ha convertido en mi ilusión diaria. Creo que somos un buen equipo.

La bici me produce unas sensaciones indescriptibles: libertad, actividad, energía, aire libre… pero no solo eso, la bici es compañerismo, convivencia y mucha, mucha ilusión.

Doy las gracias a todos los que me han ayudado y me siento muy orgullosa de pertenecer a este gran proyecto que nos hace a todas ser un poquito más grandes.

Autora: Marga Gea

 

Todos los contenidos publicados en YOSOYCICLISTA están sujetos a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales la RFEC, o sus colaboradores son los titulares. Queda prohibida la transmisión, cesión alteración, explotación, reproducción, distribución o comunicación publica sobre dichos contenidos sin la previa autorización expresa de la RFEC o de los titulares correspondientes, con la salvedad de aquellas circunstancias que vengan determinadas por exigencias legales o contractuales.

PATROCINADOR

C/ Ferraz 16 - 5º Derecha
28008 | Madrid
Tel.: 915 40 08 41
info@rfec.com
press@rfec.com