11 consejos para afrontar tus salidas invernales

El ciclismo no para en invierno, pero para poder disfrutar de su práctica tal y como hacemos el resto del año debemos tener en cuenta algunos consejos básicos.

11-consejos-para-afrontar-tus-salidas-invernales

Independientemente cuál sea tu posición en este deporte (ciclista de competición que debe de entrenar a diario, amante del ciclismo que solo monta en bicicleta los fines de semana, aficionado que se está iniciando con pequeñas salidas…), el invierno es duro en bicicleta.

Es cierto que, dependiendo la zona en la que vivas, esta época se lleva de diferente manera, pero hablamos de un periodo en el que las condiciones suelen ser extremas en buena parte de España y debemos afrontar cada salida preparados a conciencia para disfrutar de este deporte tal y como lo hacemos el resto del año.

Durante las salidas invernales en bicicleta se debe prestar atención a protegerse, sobre todo, manos, pies y orejas, ya que el riego sanguíneo es menor y costará más mantener una adecuada temperatura corporal.

Equípate de manera adecuada; en la actualidad existen gran cantidad de prendas de diferentes capas y grosores para abrigarte correctamente en función de la temperatura a la que nos enfrentemos.

Cuando hacemos referencia a diferentes capas, hay que tener claro que lo importante es el aislamiento térmico y la evacuación del sudor. No por llevar más capas se va más abrigado.

Trucos/consejos que te ayudarán en la época invernal:

-       Intenta salir en las horas centrales del día, cuando la temperatura es mayor.

-       Utiliza ropa adecuada.

-       Dedica más tiempo al calentamiento.

-   En lugares donde hace mucho frío, podemos alterar los entrenamientos y dedicar durante estos meses tiempo a entrenamientos más cortos, de mayor intensidad. Una buena planificación puede conseguir grandes objetivos.

-       Aprovecha esta época para hacer trabajo de fuerza en el gimnasio.

-       Sal con la bicicleta de montaña: al ir por zonas más resguardadas, y con terreno sinuoso, la sensación de frío es menor.

-     Hidrátate y come durante tu salida en bicicleta. Puedes llevar una bebida caliente en el bidón (su duración es limitada, pero ayuda); por ejemplo, té. Aprovecha si paras y toma algo caliente.

-       Lleva siempre chubasquero. El tiempo puede variar y, si llueve, debemos estar preparadas.

-       Pon un guardabarros a tu bicicleta de carretera, eso impedirá que el agua de la calzada te salpique.

-   Mucho cuidado con las ráfagas de viento o placas de hielo. Durante esta época en muchos lugares es habitual su formación y suponen un peligro para el ciclista.

-       Cuando finalice tu actividad, quítate la ropa húmeda lo antes posible. Dúchate y ponte ropa limpia y seca.

 

PATROCINADOR

C/ Ferraz 16 - 5º Derecha
28008 | Madrid
Tel.: 915 40 08 41
info@rfec.com
press@rfec.com