Cómo elegir una marcha cicloturista

Tienes decidido afrontar tu primera marcha cicloturista, pero ¿cuál hacer? En este artículo te desgranamos algunas cuestiones a tener en cuenta para elegir la que mejor se adecúe a ti y tu condición.

Como-elegir-una-marcha-cicloturista

Una marcha cicloturista es una prueba de carácter principalmente popular donde los organizadores intentan dar a las personas participantes una experiencia única, bien sea rodando por lugares singulares, subiendo puertos míticos o haciendo homenaje a grandes ciclistas. En definitiva, se trata de salir a rodar y disfrutar.

Vivir una marcha desde dentro es como sentirse un poco más ciclista. Desde el día anterior se puede visitar una feria de materiales donde puedes encontrar buenas ofertas, las marcas presentan nuevos productos, te juntas con las personas que van a participar recogiendo los dorsales, etc.

Las hay de todos los niveles y a la hora de elegir una marcha debes tener en cuenta varios aspectos para poder vivir esa experiencia que te proponen sin que sea una odisea y que una jornada que iba a ser para disfrutar se convierta en un día aciago.

El entorno:

Algunas personas, a la hora de elegir una marcha cicloturista, tienen en cuenta que debe contar con unas vistas que llamen la atención, que realmente merezca la pena el esfuerzo.

No es lo mismo una marcha por una zona urbana, con salida por polígonos, que una marcha que discurre entre verdes praderas. El propio paisaje va a ayudar a evadirte de la sensación de esfuerzo.

El personaje:

Está claro que las marchas donde homenajean a grandes ciclistas cuentan con un gran tirón comercial, véase la Indurain, La Perico, La Purito…

Esperemos que dentro de poco se pueda vivir una marcha con nombre de mujer.

El reto

Hay marchas que buscan el reto personal de que puedas subir el puerto más duro, acumular más desnivel encadenando puertos, o que la distancia ya suponga todo un aliciente para las personas que quieren superarse a sí mismas. Lo último en retos son los tramos cronometrados, una forma de animar a las personas a buscar su marca personal cada año y hacerlas volver para mejorarla.

El nombre

Igual no tiene los mejores paisajes, no tiene un ciclista como padrino, ni una distancia que pueda suponer un reto personal, pero hay marchas que simplemente tienen un nombre que engancha. Igual simplemente el hecho de juntarse con la cuadrilla, salir a rodar por un lugar nuevo y luego sentarse a comer puede ser la mejor excusa para ir a una marcha cicloturista.

Teniendo ya la marcha elegida, vamos a ver cómo podemos afrontarla sin morir en el intento. Está claro que, aunque sea la marcha de tu pueblo, debes tener un mínimo de preparación. Es muy importante fijarse en los kilómetros, el desnivel acumulado y el ritmo mínimo que permite un organizador. Una marcha cicloturista no es una carrera. Pero es bien sabido por muchas personas que hay marchas con unos tiempos de corte no aptos para cualquier cicloturista.

Kilometraje:

Si bien es el mayor reto al que te puedes enfrentar, la mayoría de las marchas suelen contar con una versión corta. La larga para las personas más exigentes y preparadas y la corta para el resto. Aun así, estamos hablando de que la corta pueden ser 100 kilómetros.

Así que hay que tener en cuenta que debes entrenar esos mismos kilómetros en los meses previos en alguna ocasión para poder afrontarla con garantías.

El desnivel: 

En las marchas en las que se busca el reto, normalmente este viene definido por el desnivel positivo acumulado. Es la suma total de los metros que se hacen en subida.

Estos pueden estar concentrados en una parte del recorrido. Por ejemplo, que toda la ruta sea muy llana, con poco desnivel, y que el desnivel se encuentre en el final, cerca de la meta.

Es un dato a tener en cuenta, ya que si vas a un ritmo muy fuerte al principio, porque es más bien llano, puedes estar quemando cartuchos para el final y llegar sin fuerzas.

Lo ideal es que esté repartido por el recorrido, y puedas dosificar desde la salida.

El ritmo:

Aunque en muchas marchas el ritmo lo pones tú, y te puedes permitir el lujo de saborear cada kilómetro, algunas cuentan con tramos acotados por un determinado ritmo, y que si no pasas en la franja horaria que hay establecida, o bien te piden que te retires, o bien te proponen acortar el recorrido. Esta es una cuestión que tiene que ver con el tráfico, para no tener las carreteras cortadas por mucho tiempo, o para que no se alargue mucho la espera en meta de todos los organizadores.

Así que antes de apuntarte a una marcha, debes mirar este dato. Si hay tiempo de corte, habrá un libro de ruta o alguna nota que lo mencione. Si el ritmo de paso por un determinado punto es a una media de velocidad de 25km/h y tú nunca has sacado esa media con tu grupeta, está claro que te podrán recomendar acortar el recorrido.

Con todo esto, ahora ya puedes elegir alguna marcha cicloturista para estrenarte. Las hay tanto de carretera como de montaña. En estas últimas tienes que contar también con el nivel de dificultad técnica. Si te estás iniciando, deberás asistir a las que sean de nivel bajo para poder llevarte un buen recuerdo.

Autora: Erkuden Almagro

Todos los contenidos publicados en YOSOYCICLISTA están sujetos a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales la RFEC, o sus colaboradores son los titulares. Queda prohibida la transmisión, cesión alteración, explotación, reproducción, distribución o comunicación publica sobre dichos contenidos sin la previa autorización expresa de la RFEC o de los titulares correspondientes, con la salvedad de aquellas circunstancias que vengan determinadas por exigencias legales o contractuales.

C/ Ferraz 16 - 5º Derecha
28008 | Madrid
Tel.: 915 40 08 41
info@rfec.com
press@rfec.com